Compruébalo: Congelar verduras es bueno para tu salud y para tu bolsillo.

¿Sabías que las verduras deben ser congeladas después de la cosecha?
Así es, pero como solemos comprar las verduras al tiempo de la cosecha procura elegir siempre las más frescas, pelarlas, manteniéndolo limpio y congelarlas.





Según las investigaciones de Birds Eye, una empresa estadounidense de verduras congeladas, las verduras tardan cerca de 16 días entre la cosecha y el camino al proveedor, más tiempo su estancia en las verdulerías, lo más seguro es que estas verduras ya perdieron algunos nutrientes, entre el 10% y el 45 %.

Hay algunos alimentos que no pueden ser congelados,

como lo es la papa, la cual no puede ser congelada cruda, el exceso de almidón que contiene, absorbe demasiada agua, se ablanda y se oscurece. Pero otras verduras pueden ser congelados, o más bien, deben ser congelados, ya que perderán mucho menos nutrientes.

Loading...

Para congelar las verduras,

necesitas pelarlas y limpiarlas. Deben ser blanqueadas en agua hirviendo o al vapor, nunca deje cocinar por completo y poner de inmediato en agua helada. Habrá un choque térmico, este proceso se llama “blanqueo”. Con este procedimiento las verduras mantienen su color, sabor y textura, además de nutrientes.

Muchas verduras

como lo son la calabaza y las zanahorias es necesario de cortar en pedazos, rodajas o cubos. Dependiendo del tiempo que tarde en cocinarse, al meterlo en agua hirviendo va a variar entre dos a ocho minutos y dependiendo de la verdura puede llegar a aguantar en buen estado congelado, entre seis a doce meses.

Congele en pequeñas porciones en bolsas de plástico,

y elimine la mayor cantidad de aire posible. Nunca use papel de aluminio para empacar ya que se adhieren a la comida. Para descongelar puede usar directamente al microondas, ya sufrieron anteriormente sólo un precalentamiento, así que tienes que tener paciencia al cocinar, porque estará como si nunca lo fueses puesto al agua hirviendo.

loading...

Leave a Reply